Características de la personalidad reflejadas en el análisis de los patrones minerales (TMA)

 

 La respuesta de los sistemas endocrino y nervioso al estrés, ya sea físico o emocional, se conoce muy bien y ha sido descrita en el mecanismo de  “lucha o huida”. Como declaró Dunbar, “Se ha dicho que las glándulas endocrinas traducen el tempo del sistema nervioso en el ritmo del metabolismo y viceversa.

Pero a veces las glándulas son los marcapasos de la emoción.”. Las emociones pueden desencadenar respuestas endocrinas, que a su vez afectan el estado nutricional.

Estudios han mostrado que el estado emocional de una persona puede afectar la absorción y la excreción de minerales. “Henkin informó que” se ha comprobado que los oligoelementos influyen  las hormonas en varios niveles de acciones… Del mismo modo, las hormonas  influyen en el metabolismo de los oligoelementos  incluyendo la excreción y el transporte”.

Como se sabe muy bien, los factores psíquicos pueden desencadenar un aumento en la excreción de minerales y / o absorción, entonces es razonable suponer que el estrés emocional crónico puede reflejarse en los patrones de TMA.

La relación entre los trastornos mentales y los patrones de minerales a través del análisis mineral del tejido de cabello está en sus primeras etapas de investigación. Hasta el momento la investigación ha puesto de manifiesto resultados significativos sobre la relación entre metales pesados tóxicos como el plomo, mercurio y cadmio, y otros oligoelementos.

Los niveles de plomo en sangre y el pelo se han relacionado con la exposición continua de personas que están laboralmente en contacto con este metal. Sin embargo, como los metales pesados suelen apartarse de la corriente sanguínea para deponerse en los tejidos, los niveles sanguíneos no reflejan con exactitud las exposiciones pasadas. Esto se ha ilustrado en estudios con niños con una exposición al plomo antigua. Funciones alteradas en el SNC se encuentran  presentes, incluso cuando el nivel sérico de plomo es muy inferior a los límites superiores de 30 mcg. por dl. Por lo tanto, la TMA es probablemente la más valiosa herramienta para la evaluación de cargas antiguas en metales pesados. La exposición a metal tóxico ocurre en el útero, y la TMA se ha encontrado útil en la evaluación de la exposición materna en el pelo de la embarazada.

La observación de miles de patrones de TMA durante muchos años ha llevado al reconocimiento de rasgos de personalidad asociados. A fin de simplificar esta discusión, la categorización de los individuos de acuerdo a los patrones de TMA será revisado.

Los distintos patrones de TMA se identifican como simpático (S) con  tipos  de 1 a 4 y para-simpático (PS) con tipos de 1 a 4. Una clasificación de los nutrientes, incluyendo vitaminas, minerales, alimentos y medicamentos en las categorías simpático y parasimpático se ha realizado. El S  tipo I se considera tener un ritmo metabólico elevado y un aumento relativo en la retención en los  tejidos de minerales simpáticos, que incluyen el fósforo, sodio, potasio y hierro. El tipo PS 1 tiene una tasa metabólica reducida o sedado con una retención  mayor en los  tejidos de elementos  parasimpáticos como calcio, magnesio y cobre. Los subtipos tienen variaciones en la retención de minerales simpáticos y parasimpáticos.

 

COMPORTAMIENTO AGRESIVO

William Walsh fue probablemente el primer investigador en mencionar  la correlación entre  los patrones de TMA y los comportamientos agresivos o violentos. Informó variaciones minerales significantes  en sujetos que han cometido delitos violentos en comparación con unos que fueron menos violentos.

Walsh ha encontrado que sodio y potasio elevados en los tejidos  están relacionados con una  personalidad agresiva,  especialmente en los individuos del tipo S 1. Los patrones de TMA de los tipos  S muestran bajas razones de calcio / fósforo (<2,63) y calcio / potasio (<4,0), y razones elevadas de sodio y magnesio (> 4,0). El tipo S 1  es análogo a la personalidad de tipo A: muy competitivo, agresivo, siempre con prisa y se enoja fácilmente y pued ser hostil.

Los niveles elevados de sodio y potasio en  los tejidos y los niveles de potasio en los tipos S pueden ser clínicamente asociados a un  aumento de la actividad del tiroides y de las suprarrenales. El comportamiento agresivo  está asociado a condiciones hiper adrenales como el síndrome de Cushing, así como a un estado  hiperadrenal inducido por  la utilización de terapia con corticosteroides.

Una actividad  neuro simpática aumentada contribuye  a la retención de sodio y de potasio, lo que ayuda a explicar la mayor incidencia de enfermedades del corazón en los tipos S.

Un hierro elevado en los tejidos se asocia también a la hostilidad. Esto se debe quizás a la acumulación de hierro en la región del hipocampo del cerebro. La acumulación de exceso de hierro puede afectar la función neurológica mediante el aumento de la peroxidación de lípidos o por el desplazamiento de otros minerales normalmente presentes en la región o en el hipocampo. La hiperactividad es frecuente en los niños con elevados niveles  de hierro en los tejidos.

 

ANSIEDAD

 La agresividad, la hiperactividad y la ansiedad están asociadas con el patrón de  tipo S 1, relacionado con el calcio y el magnesio  bajos en los tejidos  en relación con el sodio y el potasio. La disminución de calcio en los tejidos se asocia a hiper-excitabilidad neuromuscular. Muchos de los síntomas de  ansiedad de la neurosis son idénticos a los observados en pacientes con hypocalcemia.

Pacientes que sufren de la neurosis ansiosa  muestran niveles  excesivos de lactato en el suero. La infusión de lactato, que provoca fácilmente  síntomas de ansiedad en los pacientes, se pueden prevenir mediante la infusión de calcio. Al parecer, el mecanismo detrás de la neurosis ansiosa es la hiperactividad del sistema nervioso central y la función adrenal, lo que incrementa las perdidas de calcio y magnesio del cuerpo y  aumenta la retención de sodio, potasio y fósforo en los tejidos.

 

ADICCIÓN

Los patrones de TMA sugieren que es importante hacer una distinción entre adicciones fisiológicas y / o psicológicas.

Una adicción fisiológica se asocia con el tipo S 1, que es análoga a la categoría de Watson “de oxidación rápida” .Su maquinaria metabólica está en marcha, por así decirlo, y  requiere alimentación constantemente. Su patrón de TMA es dominante en los minerales de estimulación, fósforo, sodio, potasio, etc, lo que indica una alta tasa de metabolismo y dominación a nivel neuroendocrino del simpático. A fin de mantener su alto nivel de energía, pueden desarrollar reacciones de adicción  al estrés como llegar tarde a las citas esperando hasta el último minuto para cumplir con los plazos y el inicio de varios proyectos a la vez. Esta tensión continua estimula el sistema neuroendocrino, que  ayuda a mantener sus niveles de energía. El resultado de este tipo de comportamiento si no se controla en última instancia, es el “síndrome de burnout”. Watson ha encontrado que el tipo S 1  a menudo tiene  una fuerte alergia o sensibilidad a los granos, lo que conduce a una adicción, con frecuencia al alcohol. Los granos llevan al aumento de las pérdidas de calcio y magnesio con mayor retención de fósforo, sodio, potasio y hierro.

 

La adicción psicológica se ve en los tipos de PS, que son análogos a la categoría “lenta oxidación” de Watson”. Debido a la dominación de los minerales sedantes y del sistema neuroendocrino parasimpático,la disminución de la producción de energía es evidente. Con este patrón bioquímico, fatiga, depresión y baja autoestima pueden desarrollarse. En un esfuerzo para sentirse mejor en general, y psicológicamente, las personas  pueden ceder a los antojos de alimentos, tales como adicción a azúcares y  carbohidratos a fin de aumentar sus niveles de energía. Finalmente, el uso de productos químicos de recreo o el alcohol pueden desarrollarse debido a su inmediata elevación de energía y de los efectos sobre los estados de ánimo

 

 MANÍA Y DEPRESIÓN

 En general, el patrón del  tipo S 1 se ha observado en pacientes con enfermedad maniaco-depresiva. Desde hace tiempo se sabe que los pacientes maníaco paranoicos y emocionalmente alterados tienen elevados indicios  de  neurotransmisión, mientras que los pacientes con depresión tienen un indicio bajo de neurotransmision. Un aumento de la permeabilidad de la membrana a nivel sináptico  se asocia con un aumento de la retención de sodio. Los estudios han informado de que las hormonas suprarrenales fluctúan de forma concomitante en pacientes con ciclos maníaco-depresivos  y depresión.

Estos trastornos están más relacionados con el indicio de relación sodio/ potasio. Los pacientes con diagnóstico maníaco-depresivo por lo general muestran una elevación de sodio y potasio en los tejidos, pero una proporción muy baja de sodio/potasio. Esto puede explicar el mecanismo detrás de la eficacia de litio en el que las sales de litio mejoran temporalmente la relación metabólica de estos electrolitos.

 

DEPRESIÓN

 La depresión es común en los tipos  PS. El patrón de TMA consiste en niveles elevados de  calcio y magnesio en los tejidos en relación con el fósforo, sodio y potasio. Este patrón se asocia con insuficiencia suprarrenal y tiroides, una condición que contribuye a una reducción en la tasa metabólica y la producción de energía.

La fatiga es un aspecto fundamental de la depresión que se produce sólo o en combinación con otros síntomas, como ansiedad, miedo y tristeza. Como se mencionó anteriormente, la hipercalcemia es universalmente asociada con la depresión. El aumento de los niveles de magnesio tiene efectos similares a los de calcio. El déficit de sodio está relacionado con alteraciones en la permeabilidad de la membrana. Una  permeabilidad baja de la membrana se asocia con una disminución de la transmisión del impulso sináptico y se ha encontrado en grupos de baja actividad o deprimidos. Fluctuaciones de los esteroides suprarrenales también se  han notado en pacientes  durante alteraciones del estado de ánimo. El hipotiroidismo, además se ha observado en los grupos de pacientes afectados en comparación a grupos normales de control.

 

CONCLUSIÓN

Estas son sólo algunas de las muchas observaciones que se han hecho entre la personalidad y los patrones de minerales en los  tejidos. El desarrollo de la TMA en esta área puede ayudar a entender mucho mejor las relaciones entre las emociones y la enfermedad. Que las condiciones de la mayoría de las enfermedades tienen una contraparte emocional está reconocido. Cada vez está más reconocido que las emociones están vinculadas a los cambios bioquímicos que a su vez puede conducir al desarrollo de la enfermedad. La más reconocida en este momento es la relación de conducta Tipo A y una mayor incidencia de enfermedades del corazón. Factores psíquicos y emocionales puede desencadenar un aumento en la excreción y la absorción de minerales.

Es razonable suponer que las reacciones emocionales crónicas o fuertes producirán cambios neurológicos, hormonales y  nutricionales que finalmente conducirá a cambios metabólicos que pueden ser medidos. Por ejemplo, un aumento de la circulación de las hormonas del estrés, así como los cambios en las concentraciones de minerales, se reflejarán en el cabello. La teoría expuesta en este documento es que los patrones de minerales en los tejidos pueden reflejar estos cambios. TMA puede llegar a ser desarrollado como una herramienta para evaluar no sólo las relaciones psico-somáticas, sino también somato-psíquicas.

(Basado en el libro del DR DAVID L. WATTS, TRACE ELEMENTS and OTHER ESSENCTIAL NUTRIENTS)

 

Oligoelementos y problemas neuropsicologicos reflejados en los patrones del  analisis mineral de cabello (TMA)

Dr L.  Watts, PH.d.,F.A.C.E.Pt Extractos de la conferencia “Estrategias de investigación para evaluar los efectos en el comportamiento de alimentos y nutrientes”, pareció en Science en 1982. El periódico declaró, “Los efectos son  sutiles, pero un  número de científicos están descubriendo que las personas reaccionan a lo que comen”. En 1983 Wurtman afirma en The Lancet, “La mayoría de los fármacos que modifican el comportamiento normal o anormal lo hacen cambiando las cantidades de neurotransmisores particulares presentes en las sinapsis del cerebro o  influyendo sobre  las interacciones entre las moléculas  transmisoras y  sus receptores post sinápticos. Si se comprueba que un componente de  alimentos puede provocar cambios similares en la liberación o acciones de uno de los neurotransmisores, hay razones para deducir que el nutriente también sea capaz de influir en el comportamiento “. A fin de citar al Dr. Wurtman, “Ya no existe ninguna controversia plausible sobre si los nutrientes pueden afectar el comportamiento o no. ”   El Dr. Wurtman y sus colegas comenzaron a estudiar los efectos de los alimentos sobre la bioquímica del cerebro en el MIT hace  más de diez años. Su trabajo parece estar centrado en las investigaciones de los aminoácidos y su papel como precursores de los neurotransmisores. Sin embargo, las vitaminas y especialmente los  minerales también son conocidos por afectar la función cerebral. Este documento se centrará en los minerales y los metales tóxicos.   Es importante  mencionar que el trabajo de los primeros investigadores clínicos se ha ignorado en gran medida. Hace aproximadamente veinte años antes de los informes de Dr.Wurtman, los médicos Hoffer, Osmond y colaboradores de trabajo fueron pioneros en la base bioquímica de la enfermedad mental. Su trabajo ha dado lugar a un tratamiento nutricional efectivo de los trastornos mentales graves – un tratamiento que está siendo continuamente ampliado en su aplicación.

 

LOS METALES TÓXICOS Y LA FUNCIÓN CEREBRAL

Los metales pesados tales como plomo, cadmio y mercurio se encuentran en nuestro medio ambiente. Se sabe que la carga corporal excesiva en metales pesados  contribuye a cambios emocionales negativos y deterioro neurológico.

 

MINERALES NUTRICIONALES

Muchos oligoelementos nutricionales intervienen en fallos  del SNC – Alteraciones psicológicas se observan con frecuencia en individuos que sufren de acrodermatitis enteropathica. Las deficiencias inducidas por el zinc en los seres humanos han sido asociadas con síntomas neurológicos tales como depresión, falta de concentración, nerviosismo. El  hipocampo es particularmente rico en zinc. La deficiencia de zinc está asociada con fallos en el aprendizaje y de memoria similares a los síndromes de comportamiento  derivados de la destrucción del hipocampo. ” Se ha observado  que una toxicidad aguda oral de zinc produce somnolencia.

 

MANGANESO

Una deficiencia de manganeso en los animales produce trastornos del SNC. Sin embargo los efectos neuro conductuales más reconocidos relacionados con el manganeso son debidos a su toxicidad. La toxicidad del manganeso en seres humanos está asociada a síntomas parecidos a parkinson, que incluyen la hipocinesia, rigidez, temblor y cara como una máscara.  Los síntomas de toxicidad de manganeso se han dividido en tres etapas. La primera incluye la apatía, astenia, anorexia, euforia, insomnio, dolores musculares y un comportamiento compulsivo. Durante la siguiente etapa hay  trastornos del habla,  incoherencia, la ataxia y una alteración del equilibrio pueden desarrollarse. Rigidez muscular, temblores se desarrollan en las etapas siguientes de toxicidad de manganeso. ”

 

CALCIO

La depresión es universalmente asociada  a la hipercalcemia debida a hiperparatiroidismo y / o hipervitaminosis D. Muchos pacientes sufriendo de hiperparatiroidismo  reciben el diagnóstico de  psiconeurosis, la esquizofrenia o personalidad esquizoide. Irritabilidad, cambios de humor y psicosis paranoia se asocian a  la hipocalcemia .Los  síntomas emocionales  resultando de alteraciones de la homeostasis de calcio se alivian rápidamente con  la normalización del metabolismo del calcio.   Informes de  estudios en animales muestran que mediante la manipulación del contenido de calcio en el liquido cefalorraquídeo cambios de comportamiento pueden ser inducidos.. Una reducción del calcio produce agitación, irritabilidad e insomnio mientras que los niveles de calcio mayores resultan en sedación.   Flach demostró cambios de calcio en el metabolismo asociados con mejorías en los pacientes psiquiátricos que reciben diversos tipos de terapias.

 

MAGNESIO

Los efectos del magnesio son similares a los de calcio. El exceso de magnesio produce sedación, y la deficiencia produce irritabilidad. Cambios psicológicos asociados con un  metabolismo anormal del magnesio  incluyen cambios de personalidad, hiper  irritabilidad, psicosis, depresión y esquizofrenia.

 

DE SODIO Y DE POTASIO

Alteraciones en el metabolismo de sodio y potasio se ven a menudo en pacientes  en psiquiatría.  Las manifestaciones de deficiencia en  sodio  y  potasio son la depresión severa, la apatía y  síndromes de esquizofrenia.   Los estudios clínicos han indicado que la psicosis post operatoria se produce por el agotamiento de potasio debido a la administración de glucosa baja en potasio o soluciones de cloruro de sodio. Los síntomas psiquiátricos se alivian rápidamente con la normalización de estos electrolitos.   (Basado en el libro del DR DAVID L. WATTS, TRACE ELEMENTS and OTHER ESSENCTIAL NUTRIENTS)

 

Author: Aleja Sandra Odon Barquero
Alumna de la Escuela Oficial de Hipnosis Clínica EOH
American Society for Biochemistry and Molecular Biology
Tissue Mineral Analysis.
Biogenética e Inmunología.