Sofrología. Qué es y en qué consiste

sofrologia

La sofrología es una disciplina que se encuentra a medio camino entre la medicina y la psicología, ya que sus terapias se dejan influenciar por fuentes muy diversas.

Su campo de acción y, por lo tanto, su principal objetivo, es la modificación de conductas y el alivio de patologías como el estrés o la ansiedad, algo para lo que se usan especialmente técnicas de relajación de distinto tipo.

En sus inicios, la disciplina fue creada por el psiquiatra Alfonso Caycedo, en los años setenta del siglo XX, este conjunto de terapias se centró en un trabajo de estimulación del hemisferio derecho del cerebro. Con ello se buscada un aumento de habilidades como la creatividad o la imaginación, todo para que los individuos contasen con herramientas suficientes para afrontar diferentes estados patológicos derivados de problemas depresivos o de ansiedad.

La sofrología nació inspirada en tradiciones milenarias como el zen, el yoga o el budismo. De ellas tomó las bases más importantes y las técnicas de relajación que han hecho que estas prácticas orientales sean conocidas en todo el mundo. Pero además, esta disciplina no dejó de lado los conocimientos de la medicina occidental, siendo especialmente importante el papel de la hipnosis en todos sus tratamientos.

Así, la mayor parte de los tratamientos en los que interviene esta disciplina hacen un uso combinado de la psicología tradicional occidental, incluso empleando fármacos de distinto tipo, con la hipnosis y las técnicas de relajación que se han desarrollado en distintas culturas alrededor del mundo.

La sofrología vinculada a la medicina ha tenido una larga aceptación en distintos estratos profesionales. El uso de técnicas de relajación y de hipnosis ha demostrado ser capaz de calmar distintas afecciones e incluso se ha mostrado como una forma muy eficaz de paliar enfermedades fisiológicas de distinto signo.

Especialmente significativas son las aplicaciones sofrológicas referentes a la vida diaria de los individuos. A este nivel, las técnicas de esta disciplina, especialmente las de relajación, se presentan como un entrenamiento preventivo capaz de prevenir la aparición de esos mismos estados que se quieren combatir. Por ello, son muchos los trabajadores, especialmente aquellos que se ven expuestos a niveles de estrés demasiado altos, los que acuden a los especialistas sofrológicos para evitar algunas de las consecuencias que puede generarle su trabajo.

Con todo, son las aplicaciones de esta rama del conocimiento humano donde reside gran parte de su importancia en la actualidad. La sofrología es aplicada de forma convincente y exitosa a la pedagogía o la familia, buscando en ambos casos reforzar las relaciones afectivas y la capacidad de aprendizaje, el deporte, las ciencias humanas y de la salud o en entornos laborales complejos.

No obstante, su tratamiento se orienta siempre al individuo, por lo que son muchos los que han podido beneficiarse del trabajo de los profesionales especializados para encontrar un diagnóstico que mejore su situación vital y que, además, les haga conocedores de su estado y de aquellas técnicas que pueden utilizar para librarse de la ansiedad, la depresión, la neurosis o los problemas de adaptación social.

Descubre las mejores técnicas de relajación

tecnicas de relajacion

Descubre cuáles son las mejores técnicas de relajación.

El tiempo en el que nos ha tocado vivir es un tiempo de movimientos, vaivenes, un tiempo difícil y donde cada vez más gente sucumbe al estrés del día a día. Este estrés puede llegar a provocar enfermedades relacionadas con la presión arterial o cardiovasculares, por eso es importante saber controlar esos nervios, encontrar las mejores técnicas de relajación para que tu labor diaria sea mucho más amena y sencilla.

En el mercado podemos encontrar gran cantidad de productos que prometen la relajación, una relación que se consigue a través de una serie de activos que a la larga pueden ser perjudiciales para tu salud. Por eso es importante que conozcas otra serie de actividades que no necesitan de ningún medicamento.

– Relajación progresiva: Este método busca la entrada del cuerpo en un estado de total relajación a través del control del mismo. Para llegar a él hay que relajar el cuerpo poco a poco desde los pies, pasando por las piernas, el abdomen y terminando en la cabeza, a través de técnicas de relajación en la cama o sobre una superficie, pero siempre en horizontal.

– Relajación auditiva: Mediante este método se puede alcanzar la relajación. Para ello hay que acostarse y tapar el canal auditivo para que la relajación sea total.

– Respiración profunda: Recostado sobre una superficie cómoda y horizontal, nos disponemos a realizar respiraciones profundas mientras mantenemos el aire en nuestros pulmones un par de segundos entre inspiración y expiración.

– Hipnosis: Posiblemente sea para muchos la menos conocida, pero sin duda es una de las que mejor funcionan. Se realiza a través de una sesión de hipnosis donde se buscan los posibles síntomas para el estrés o los dolores musculares para, en un segundo paso, actuar sobre ellas en la misma sesión y procurar su cura.

Gracias a estas técnicas podrás encontrar una rápida mejora en ciertos aspectos de tu salud, ya que las técnicas de relajación te proporcionan una disminución de la presión arterial, un alivio del dolor y una bajada de tensión, también baja el ritmo cardíaco y la mayoría de los pacientes encuentran una clara mejora en la concentración.

Por eso es siempre recomendable acudir a profesionales para llevar a cabo cualquiera de las técnicas, porque sólo con los mejores se alcanzan los mejores resultados.