4 claves para mejorar la calidad de vida de personas mayores

La calidad de vida de personas mayores es uno de los principales problemas que no solamente afecta a los individuos de la tercera edad, sino que además constituye un verdadero inconveniente para sus familiares más cercanos que en algunas circunstancias no poseen las herramientas y conocimientos requeridos para brindarles las mejores condiciones de vida.
De este modo, para garantizar que la calidad de vida de las personas mayores sea la mejor, es importante que quienes interactúan con estos individuos que suelen requerir de atenciones especiales, cuenten la sensibilidad y las herramientas necesarias para ayudarlos a disfrutar de un desarrollo integral óptimo en el que se tomen en cuenta sus diferentes requerimientos de índole biopsicosocial.

4 claves para ayudar a mejorar la calidad de vida de personas mayores

Puede considerarse que una persona tiene salud cuando posee un bienestar completo tanto a nivel social, como mental y físico. No obstante, los factores asociados a la calidad de vida de adultos mayores van incrementándose a medida que estas personas envejecen.
Lo mismo sucede con sus actitudes y comportamientos, que se modifican con el paso del tiempo y en algunos casos necesitan de la ayuda de especialistas como los del Grupo las Mimosas, que brindarán alternativas a quienes los necesiten, aportando soluciones efectivas para mejorar la calidad de vida de nuestros mayores.
Sin embargo, algunas prácticas como las que se explican a continuación pueden ser de mucha utilidad para garantizar la calidad de vida de personas mayores.

1. Realizar ejercicio moderado

Para mejorar la calidad de vida de personas mayores, el ejercicio moderado suele ser una de las claves más efectivas, ya que este puede ser de mucha utilidad para ayudarlos a tener mejores condiciones físicas y cardiovasculares, incrementando su esperanza de vida.
El cuidado de las articulaciones, músculos y huesos forma parte de las principales demandas requeridas para mejorar la calidad de vida en personas adultas y mayores, siendo recomendable que además de que tengan una rutina de ejercicios adaptada a su edad y condiciones físicas, estas personas también tomen suplementos vitamínicos que les suplan sus déficits.

2. Tener un seguimiento médico

A medida que las personas tienen una edad más avanzada suelen demandar una mayor vigilancia médica, así como de atenciones de carácter preventivo, de tal forma que no solo deben ir esporádicamente a recibir un chequeo médico.
Si surge algún padecimiento o molestia, lo más recomendable es que visiten a un médico para que evalúe cuáles son sus condiciones de salud, determinando si esta no se encuentra en riesgo y se puedan tomar las medidas correctivas necesarias en el caso de que sea afirmativo en función de asegurar la calidad de vida en adultos mayores.

3. Contar con una solvencia económica

Si bien es cierto que las condiciones físicas y cardiovasculares son de mucha importancia para garantizar una mejor calidad de vida de las personas mayores, igualmente tienen un gran peso que estas puedan sentir que aunque ya cuentan con una edad avanzada, poseen unas condiciones económicas que les permitan solventar todas sus deudas y cubrir sus diferentes necesidades.

 

4. Disfrutar de interacciones sociales que sean beneficiosas

Interactuar con otras personas y sentirse parte de un entorno social suele ser beneficioso a cualquier edad y no constituye una excepción en lo que respecta a las condiciones que se requieren para que se asegure la calidad de vida de las personas mayores.
Si estos tienen a su alrededor personas con quienes puedan interactuar, habrá menos posibilidades de que sufran trastornos emocionales como depresión, ansiedad, entre otros, que son un riesgo para la calidad de vida y autonomía de personas mayores y pueden influir negativamente en su estabilidad emocional e incluso, afectar su salud física o cardiovascular.
Asimismo, en lo que se refiere a la interacción social es importante mencionar a los miembros de la familia, que son uno de los principales factores que inciden en la calidad de vida de las personas adultas mayores, ya que suelen ser su círculo social más cercano. Estos individuos deben tener la sensibilidad para compartir con los ancianos, haciéndolos sentirse útiles y dándoles la oportunidad de que manifiesten libremente sus opiniones y sentimientos.
Lo primordial para mejorar la salud y calidad de vida en las personas mayores, es que los familiares formen parte de su vida diaria y las ayuden a que puedan sentir seguridad en un hogar repleto de bienestar y confort, propiciando que estos puedan tener una buena autoestima y se sientan seres humanos valiosos.

Motivarse para hacer deporte

Motivarse para hacer deporte puede llegar a ser una tarea bastante difícil debido a que existen personas que mantienen creencias y pensamientos negativos en torno a las prácticas deportivas de los hábitos que forman parte de la vida, lo cual ayudará a contar con mejores condiciones de salud y se podrá mantener un equilibrio entre el cuerpo y la mente.
Cuando una persona logra motivarse para hacer ejercicio, podrá obtener excelentes beneficios tanto a nivel físico como emocional, especialmente si decide realizar Pilates, que es un sistema de entrenamiento que puede ayudar a mejorar su salud integral. Si deseas saber de qué forma puedes realizar esta modalidad en el gimnasio Skygym, haz clic en este enlace.
Además, si has decidido encontrar la forma para empezar a ejercitarte y tienes alguna lesión durante estas prácticas, puedes contar con los servicios especiales de rehabilitación de Sanitas, que te ayudarán a que puedas recuperarte pronto.
¿Cómo ayuda la hipnosis a motivarse para hacer deporte?

La hipnosis puede ser una práctica de mucha utilidad si se usa como una alternativa de cómo motivarse para hacer ejercicio todos los días o empleando la hipnosis para adelgazar, iniciando un régimen de ejercicios regular, siendo una gran solución para esto porque permite entrenar la mente y tener una visión positiva, considerándolo como un estilo de vida saludable.
Básicamente la hipnosis es una de las terapias alternativas que cambia la forma de comprender lo que realmente significa estar físicamente activos, asumiéndolo como algo que verdaderamente desea hacerse y no solamente como un deber más.
Este es un procedimiento que permite motivarse para hacer ejercicio en casa o un gimnasio, haciendo que se desestabilicen y reconstituyan las creencias de los seres humanos, ya que estos pensamientos y concepciones serán mucho más positivos.
Mediante la práctica de la hipnosis se pueden realizar reorientaciones, sugestiones, visualizaciones y metáforas que son alternativas muy eficaces de cómo motivarse para hacer deporte, ya que provocan que el ejercicio sea algo agradable y pueda ser asumido como una prioridad de la vida.
¿Cómo poner en práctica la hipnosis con la finalidad de motivarse para el deporte?

Para motivarse para hacer deporte con las hipnosis puedes poner en práctica los siguientes pasos:
1. Imagina que estás realizando un ejercicio que te guste

Lo primero que debes poner en práctica para motivarte es imaginarte que te encuentras practicando un ejercicio que produzca una satisfacción especial y te genere bienestar.
2. Relájate durante la visualización

Si ya has decidido cuál es el ejercicio que quieres imaginarte, debes buscar una posición que sea confortable y después cerrar los ojos y respirar varias veces de manera profunda, dejando que se relaje el cuerpo y dirigiendo hacia el interior la atención, lo que te ayudará a tener más inspiración para hacer ejercicios.
3. Visualiza el escenario donde practicarás los ejercicios

También debes crear en tu mente un escenario que sea ideal para realizar este tipo de prácticas, por lo que debes pensar en algún entorno que te genere paz y bienestar como una playa, río, montaña, entre otros.
4. Añade todos los detalles posibles a la visualización

Visualiza todos los detalles posibles de cómo hacer ejercicio, dándote permiso de experimentar cada una de las sensaciones que estés manifestando como el sonido de la respiración, los movimientos que haces cuando estás realizando ejercicio, el contacto que tengas con tu cuerpo y tus pies, el aire que llega hasta tu cara, entre otros.

5. Concéntrate en tus sentimientos

Concéntrate en tus sentimientos, dejando que las emociones fluyan y se conviertan en experiencias y sensaciones agradables. Siente lo que en realidad significa contar con un cuerpo saludable, tonificado y lleno de energía, disfrutando del bienestar de practicar esta actividad física y verás cómo este ejercicio te ayudará a tener más ganas de entrenar.
6. Visualiza el futuro

Es importante visualizar el futuro, experimentando las diversas ventajas que tiene hacer actividades físicas e imaginar cuáles son los resultados a nivel de salud y bienestar emocional y físico.
Esperamos que estos prácticos consejos puedan ayudarte a que tengas motivación a la hora de hacer deporte y que puedas mejorar tus condiciones físicas, manteniendo un estilo de vida más saludable.

La gestión de las emociones y el desarrollo como persona

Día a día son diversas las emociones que surgen y que en algunas circunstancias se apoderan de nosotros, pareciendo tener el control de quienes somos y lo que hacemos y pensamos, cambiando incluso nuestra percepción de la realidad y el entorno que nos rodea.
En especial cuando estas sensaciones son negativas y suelen estar cargadas de sentimientos de ira y tristeza, es de vital importancia saber cómo gestionar las emociones de una forma efectiva, para evitar que estas puedan repercutir en nuestro bienestar biopsicosocial e incluso, tener una poderosa influencia en nuestras relaciones sociales o con quienes más nos importan.
¿Te has preguntado si sabes gestionar tus emociones?, si eres capaz de comprender lo que te está ocurriendo y actuar al respecto para cambiarlo y sentirte mejor. La inteligencia emocional se puede ir desarrollando a través de la práctica de algunas técnicas como la hipnosis clínica, que permitirán canalizar de una forma más asertiva las emociones.

4 claves para gestionar mis emociones

La inteligencia emocional se fundamenta en tener la capacidad de no solamente reconocer nuestras emociones, sino las de los otros, siendo para ello capaces de comprenderlas y saber cómo manejarlas de una forma eficaz.
Así pues, en la medida en la que tengamos herramientas internas para canalizar nuestras emociones y saber de qué forma manejarlas, sentiremos mayor armonía y bienestar.
De esta forma, algunas de las recomendaciones fundamentales para gestionar las emociones son las siguientes:

1. Aceptar la emoción que estás sintiendo

Existen algunas emociones que inevitablemente están asociadas al dolor y a recuerdos que parecen no ser nada agradables. Tal vez quisieras guardar toda la angustia en un pañuelo y decirle adiós pero no es así de simple: viene el proceso de la aceptación y con este, el de vivir el dolor y no solamente dejarlo ir evadiendo la emoción.
Es necesario pensar en la emoción y centrarte en esta para poder comprenderla y saber cuál es la causa que la está originando, ya que muchas de nuestras sensaciones inevitablemente están asociadas a una mirada o proyección subjetiva de nuestra realidad y no son precisamente lo que creemos o queremos pensar.
¿Vale la pena sentir toda esa angustia?, ¿tiene sentido quedarte hundido en ese dolor y tristeza?, ¿resolverás algo sintiéndote de esa forma?
Ante este tipo de manifestaciones, debemos realizar un proceso de evaluación interior para comprender la emoción y respondernos de qué manera podemos canalizarla.
Si usamos la hipnosis clínica, esta puede actuar como un desinhibidor emocional provocando cambios emocionales y conductuales en nuestro cuerpo. La hipnosis clínica es un facilitador de cambio terapéutico, aunque siempre irá acompañada de otras técnicas de tratamiento.
Asimismo, en el caso de que sientas que no puedes hacerlo solo, deberías buscar la ayuda de un especialista en el área psicológica como los de Activital puede llegar a ser una excelente alternativa para trabajar más profundamente en tus emociones y poder gestionarlas de una forma efectiva.

2. Expresar la emoción

Existen circunstancias en las cuales sentimos que la emoción negativa que estamos experimentando ha surgido por causa de una tercera persona con la tuvimos algún desencuentro o desacuerdo.
Ante este tipo de situaciones, lo más recomendable es poner en práctica una comunicación efectiva y exponer de manera asertiva lo que estamos sintiendo, porque quizás el otro no tiene idea de lo que sentimos.

Además, conversarlo con la otra persona te ayudará a sanar y dejar atrás esas sensaciones que te están generando malestar y si las callas, incluso podrían llegar a enfermarte.

3. Canalizar la emoción

En algunas ocasiones, expresar la emoción no es suficiente, también es importante canalizarla para evitar que esta se convierta en un hábito y merodee en la vida como un marasmo del que por más que se quiere no se puede huir.
Libérate de tus emociones practicando alguna actividad con la cual puedas expresarlas como escribir un diario, pintar, dibujar, practicar algún deporte, ir al gimnasio, meditar, respirar, entre otras.
Cada persona tiene maneras particulares a través de las cuales expresar sus emociones y poder gestionarlas de la forma más adecuada, quiénes son bastante comunicativos pueden probar con la escritura de un diario, poesía, ensayos, entre otros, mientras que por ejemplo, los amantes del arte pueden realizar pinturas y dibujos en las que intenten expresar las diferentes sensaciones que se apoderan de su ser.

4. Permitirte ser auténtico

Una de las principales causas de que surjan emociones negativas, suele ser el hecho de querer controlar lo que somos y mostramos al resto del mundo, ya que nos obsesionamos con la idea de contar con la aprobación de todas las personas que nos rodean y lamentablemente, vivir en función de esa creencia puede ser muy doloroso y angustiante.
Para sentir bienestar y satisfacción es importante trabajar en la autoestima, reconocernos como seres humanos con defectos y virtudes, aceptando que podemos cambiar y ser mejores cada día si ponemos de nuestra parte pero que eso no tiene que representar que vamos a contar con la aprobación de todas las personas que nos importan.
La autoaprobación es más que necesaria para poder erradicar las emociones dolorosas que si no se canalizan a su debido tiempo, pueden traer mucha aflicción, malestar e incluso generar padecimientos como la depresión, la ansiedad, entre otros, que suelen ocasionar muchas repercusiones en diferentes ámbitos de la vida.
En la medida en la que no necesitemos la aprobación de otras personas para ser y comportarnos de un modo auténtico y con el cual nos sintamos cómodos y que podemos ser nosotros mismos, tendremos la posibilidad de experimentar mayor paz y bienestar.
Asimismo, también es importante que aprendamos a aceptar y valorar a las personas por lo que son, sin querer controlarlas o modificar sus conductas y actitudes, la aceptación es uno de los caminos más acertados para poder gestionar las emociones y concentrarnos en aspectos positivos de la vida.
La gestión adecuada de las emociones va a ser muy favorecedor en los diferentes ámbitos de la vida, ya que al ser inteligentes emocionalmente, tendremos las herramientas y recursos internos necesarios para actuar de una manera asertiva y darle a cada emoción la importancia que realmente tiene.