Administrador

Acerca de Administrador

Administrador y webmaster de hipnosis.es. Ingeniero informático de profesión, aficionado a las ciencias de la salud y a colaborar por un mundo mejor en mis ratos libres.

Características de la personalidad reflejadas en el análisis de los patrones minerales (TMA)

 

 La respuesta de los sistemas endocrino y nervioso al estrés, ya sea físico o emocional, se conoce muy bien y ha sido descrita en el mecanismo de  “lucha o huida”. Como declaró Dunbar, “Se ha dicho que las glándulas endocrinas traducen el tempo del sistema nervioso en el ritmo del metabolismo y viceversa.

Pero a veces las glándulas son los marcapasos de la emoción.”. Las emociones pueden desencadenar respuestas endocrinas, que a su vez afectan el estado nutricional.

Estudios han mostrado que el estado emocional de una persona puede afectar la absorción y la excreción de minerales. “Henkin informó que” se ha comprobado que los oligoelementos influyen  las hormonas en varios niveles de acciones… Del mismo modo, las hormonas  influyen en el metabolismo de los oligoelementos  incluyendo la excreción y el transporte”.

Como se sabe muy bien, los factores psíquicos pueden desencadenar un aumento en la excreción de minerales y / o absorción, entonces es razonable suponer que el estrés emocional crónico puede reflejarse en los patrones de TMA.

La relación entre los trastornos mentales y los patrones de minerales a través del análisis mineral del tejido de cabello está en sus primeras etapas de investigación. Hasta el momento la investigación ha puesto de manifiesto resultados significativos sobre la relación entre metales pesados tóxicos como el plomo, mercurio y cadmio, y otros oligoelementos.

Los niveles de plomo en sangre y el pelo se han relacionado con la exposición continua de personas que están laboralmente en contacto con este metal. Sin embargo, como los metales pesados suelen apartarse de la corriente sanguínea para deponerse en los tejidos, los niveles sanguíneos no reflejan con exactitud las exposiciones pasadas. Esto se ha ilustrado en estudios con niños con una exposición al plomo antigua. Funciones alteradas en el SNC se encuentran  presentes, incluso cuando el nivel sérico de plomo es muy inferior a los límites superiores de 30 mcg. por dl. Por lo tanto, la TMA es probablemente la más valiosa herramienta para la evaluación de cargas antiguas en metales pesados. La exposición a metal tóxico ocurre en el útero, y la TMA se ha encontrado útil en la evaluación de la exposición materna en el pelo de la embarazada.

La observación de miles de patrones de TMA durante muchos años ha llevado al reconocimiento de rasgos de personalidad asociados. A fin de simplificar esta discusión, la categorización de los individuos de acuerdo a los patrones de TMA será revisado.

Los distintos patrones de TMA se identifican como simpático (S) con  tipos  de 1 a 4 y para-simpático (PS) con tipos de 1 a 4. Una clasificación de los nutrientes, incluyendo vitaminas, minerales, alimentos y medicamentos en las categorías simpático y parasimpático se ha realizado. El S  tipo I se considera tener un ritmo metabólico elevado y un aumento relativo en la retención en los  tejidos de minerales simpáticos, que incluyen el fósforo, sodio, potasio y hierro. El tipo PS 1 tiene una tasa metabólica reducida o sedado con una retención  mayor en los  tejidos de elementos  parasimpáticos como calcio, magnesio y cobre. Los subtipos tienen variaciones en la retención de minerales simpáticos y parasimpáticos.

 

COMPORTAMIENTO AGRESIVO

William Walsh fue probablemente el primer investigador en mencionar  la correlación entre  los patrones de TMA y los comportamientos agresivos o violentos. Informó variaciones minerales significantes  en sujetos que han cometido delitos violentos en comparación con unos que fueron menos violentos.

Walsh ha encontrado que sodio y potasio elevados en los tejidos  están relacionados con una  personalidad agresiva,  especialmente en los individuos del tipo S 1. Los patrones de TMA de los tipos  S muestran bajas razones de calcio / fósforo (<2,63) y calcio / potasio (<4,0), y razones elevadas de sodio y magnesio (> 4,0). El tipo S 1  es análogo a la personalidad de tipo A: muy competitivo, agresivo, siempre con prisa y se enoja fácilmente y pued ser hostil.

Los niveles elevados de sodio y potasio en  los tejidos y los niveles de potasio en los tipos S pueden ser clínicamente asociados a un  aumento de la actividad del tiroides y de las suprarrenales. El comportamiento agresivo  está asociado a condiciones hiper adrenales como el síndrome de Cushing, así como a un estado  hiperadrenal inducido por  la utilización de terapia con corticosteroides.

Una actividad  neuro simpática aumentada contribuye  a la retención de sodio y de potasio, lo que ayuda a explicar la mayor incidencia de enfermedades del corazón en los tipos S.

Un hierro elevado en los tejidos se asocia también a la hostilidad. Esto se debe quizás a la acumulación de hierro en la región del hipocampo del cerebro. La acumulación de exceso de hierro puede afectar la función neurológica mediante el aumento de la peroxidación de lípidos o por el desplazamiento de otros minerales normalmente presentes en la región o en el hipocampo. La hiperactividad es frecuente en los niños con elevados niveles  de hierro en los tejidos.

 

ANSIEDAD

 La agresividad, la hiperactividad y la ansiedad están asociadas con el patrón de  tipo S 1, relacionado con el calcio y el magnesio  bajos en los tejidos  en relación con el sodio y el potasio. La disminución de calcio en los tejidos se asocia a hiper-excitabilidad neuromuscular. Muchos de los síntomas de  ansiedad de la neurosis son idénticos a los observados en pacientes con hypocalcemia.

Pacientes que sufren de la neurosis ansiosa  muestran niveles  excesivos de lactato en el suero. La infusión de lactato, que provoca fácilmente  síntomas de ansiedad en los pacientes, se pueden prevenir mediante la infusión de calcio. Al parecer, el mecanismo detrás de la neurosis ansiosa es la hiperactividad del sistema nervioso central y la función adrenal, lo que incrementa las perdidas de calcio y magnesio del cuerpo y  aumenta la retención de sodio, potasio y fósforo en los tejidos.

 

ADICCIÓN

Los patrones de TMA sugieren que es importante hacer una distinción entre adicciones fisiológicas y / o psicológicas.

Una adicción fisiológica se asocia con el tipo S 1, que es análoga a la categoría de Watson “de oxidación rápida” .Su maquinaria metabólica está en marcha, por así decirlo, y  requiere alimentación constantemente. Su patrón de TMA es dominante en los minerales de estimulación, fósforo, sodio, potasio, etc, lo que indica una alta tasa de metabolismo y dominación a nivel neuroendocrino del simpático. A fin de mantener su alto nivel de energía, pueden desarrollar reacciones de adicción  al estrés como llegar tarde a las citas esperando hasta el último minuto para cumplir con los plazos y el inicio de varios proyectos a la vez. Esta tensión continua estimula el sistema neuroendocrino, que  ayuda a mantener sus niveles de energía. El resultado de este tipo de comportamiento si no se controla en última instancia, es el “síndrome de burnout”. Watson ha encontrado que el tipo S 1  a menudo tiene  una fuerte alergia o sensibilidad a los granos, lo que conduce a una adicción, con frecuencia al alcohol. Los granos llevan al aumento de las pérdidas de calcio y magnesio con mayor retención de fósforo, sodio, potasio y hierro.

 

La adicción psicológica se ve en los tipos de PS, que son análogos a la categoría “lenta oxidación” de Watson”. Debido a la dominación de los minerales sedantes y del sistema neuroendocrino parasimpático,la disminución de la producción de energía es evidente. Con este patrón bioquímico, fatiga, depresión y baja autoestima pueden desarrollarse. En un esfuerzo para sentirse mejor en general, y psicológicamente, las personas  pueden ceder a los antojos de alimentos, tales como adicción a azúcares y  carbohidratos a fin de aumentar sus niveles de energía. Finalmente, el uso de productos químicos de recreo o el alcohol pueden desarrollarse debido a su inmediata elevación de energía y de los efectos sobre los estados de ánimo

 

 MANÍA Y DEPRESIÓN

 En general, el patrón del  tipo S 1 se ha observado en pacientes con enfermedad maniaco-depresiva. Desde hace tiempo se sabe que los pacientes maníaco paranoicos y emocionalmente alterados tienen elevados indicios  de  neurotransmisión, mientras que los pacientes con depresión tienen un indicio bajo de neurotransmision. Un aumento de la permeabilidad de la membrana a nivel sináptico  se asocia con un aumento de la retención de sodio. Los estudios han informado de que las hormonas suprarrenales fluctúan de forma concomitante en pacientes con ciclos maníaco-depresivos  y depresión.

Estos trastornos están más relacionados con el indicio de relación sodio/ potasio. Los pacientes con diagnóstico maníaco-depresivo por lo general muestran una elevación de sodio y potasio en los tejidos, pero una proporción muy baja de sodio/potasio. Esto puede explicar el mecanismo detrás de la eficacia de litio en el que las sales de litio mejoran temporalmente la relación metabólica de estos electrolitos.

 

DEPRESIÓN

 La depresión es común en los tipos  PS. El patrón de TMA consiste en niveles elevados de  calcio y magnesio en los tejidos en relación con el fósforo, sodio y potasio. Este patrón se asocia con insuficiencia suprarrenal y tiroides, una condición que contribuye a una reducción en la tasa metabólica y la producción de energía.

La fatiga es un aspecto fundamental de la depresión que se produce sólo o en combinación con otros síntomas, como ansiedad, miedo y tristeza. Como se mencionó anteriormente, la hipercalcemia es universalmente asociada con la depresión. El aumento de los niveles de magnesio tiene efectos similares a los de calcio. El déficit de sodio está relacionado con alteraciones en la permeabilidad de la membrana. Una  permeabilidad baja de la membrana se asocia con una disminución de la transmisión del impulso sináptico y se ha encontrado en grupos de baja actividad o deprimidos. Fluctuaciones de los esteroides suprarrenales también se  han notado en pacientes  durante alteraciones del estado de ánimo. El hipotiroidismo, además se ha observado en los grupos de pacientes afectados en comparación a grupos normales de control.

 

CONCLUSIÓN

Estas son sólo algunas de las muchas observaciones que se han hecho entre la personalidad y los patrones de minerales en los  tejidos. El desarrollo de la TMA en esta área puede ayudar a entender mucho mejor las relaciones entre las emociones y la enfermedad. Que las condiciones de la mayoría de las enfermedades tienen una contraparte emocional está reconocido. Cada vez está más reconocido que las emociones están vinculadas a los cambios bioquímicos que a su vez puede conducir al desarrollo de la enfermedad. La más reconocida en este momento es la relación de conducta Tipo A y una mayor incidencia de enfermedades del corazón. Factores psíquicos y emocionales puede desencadenar un aumento en la excreción y la absorción de minerales.

Es razonable suponer que las reacciones emocionales crónicas o fuertes producirán cambios neurológicos, hormonales y  nutricionales que finalmente conducirá a cambios metabólicos que pueden ser medidos. Por ejemplo, un aumento de la circulación de las hormonas del estrés, así como los cambios en las concentraciones de minerales, se reflejarán en el cabello. La teoría expuesta en este documento es que los patrones de minerales en los tejidos pueden reflejar estos cambios. TMA puede llegar a ser desarrollado como una herramienta para evaluar no sólo las relaciones psico-somáticas, sino también somato-psíquicas.

(Basado en el libro del DR DAVID L. WATTS, TRACE ELEMENTS and OTHER ESSENCTIAL NUTRIENTS)

 

Oligoelementos y problemas neuropsicologicos reflejados en los patrones del  analisis mineral de cabello (TMA)

Dr L.  Watts, PH.d.,F.A.C.E.Pt Extractos de la conferencia “Estrategias de investigación para evaluar los efectos en el comportamiento de alimentos y nutrientes”, pareció en Science en 1982. El periódico declaró, “Los efectos son  sutiles, pero un  número de científicos están descubriendo que las personas reaccionan a lo que comen”. En 1983 Wurtman afirma en The Lancet, “La mayoría de los fármacos que modifican el comportamiento normal o anormal lo hacen cambiando las cantidades de neurotransmisores particulares presentes en las sinapsis del cerebro o  influyendo sobre  las interacciones entre las moléculas  transmisoras y  sus receptores post sinápticos. Si se comprueba que un componente de  alimentos puede provocar cambios similares en la liberación o acciones de uno de los neurotransmisores, hay razones para deducir que el nutriente también sea capaz de influir en el comportamiento “. A fin de citar al Dr. Wurtman, “Ya no existe ninguna controversia plausible sobre si los nutrientes pueden afectar el comportamiento o no. ”   El Dr. Wurtman y sus colegas comenzaron a estudiar los efectos de los alimentos sobre la bioquímica del cerebro en el MIT hace  más de diez años. Su trabajo parece estar centrado en las investigaciones de los aminoácidos y su papel como precursores de los neurotransmisores. Sin embargo, las vitaminas y especialmente los  minerales también son conocidos por afectar la función cerebral. Este documento se centrará en los minerales y los metales tóxicos.   Es importante  mencionar que el trabajo de los primeros investigadores clínicos se ha ignorado en gran medida. Hace aproximadamente veinte años antes de los informes de Dr.Wurtman, los médicos Hoffer, Osmond y colaboradores de trabajo fueron pioneros en la base bioquímica de la enfermedad mental. Su trabajo ha dado lugar a un tratamiento nutricional efectivo de los trastornos mentales graves – un tratamiento que está siendo continuamente ampliado en su aplicación.

 

LOS METALES TÓXICOS Y LA FUNCIÓN CEREBRAL

Los metales pesados tales como plomo, cadmio y mercurio se encuentran en nuestro medio ambiente. Se sabe que la carga corporal excesiva en metales pesados  contribuye a cambios emocionales negativos y deterioro neurológico.

 

MINERALES NUTRICIONALES

Muchos oligoelementos nutricionales intervienen en fallos  del SNC – Alteraciones psicológicas se observan con frecuencia en individuos que sufren de acrodermatitis enteropathica. Las deficiencias inducidas por el zinc en los seres humanos han sido asociadas con síntomas neurológicos tales como depresión, falta de concentración, nerviosismo. El  hipocampo es particularmente rico en zinc. La deficiencia de zinc está asociada con fallos en el aprendizaje y de memoria similares a los síndromes de comportamiento  derivados de la destrucción del hipocampo. ” Se ha observado  que una toxicidad aguda oral de zinc produce somnolencia.

 

MANGANESO

Una deficiencia de manganeso en los animales produce trastornos del SNC. Sin embargo los efectos neuro conductuales más reconocidos relacionados con el manganeso son debidos a su toxicidad. La toxicidad del manganeso en seres humanos está asociada a síntomas parecidos a parkinson, que incluyen la hipocinesia, rigidez, temblor y cara como una máscara.  Los síntomas de toxicidad de manganeso se han dividido en tres etapas. La primera incluye la apatía, astenia, anorexia, euforia, insomnio, dolores musculares y un comportamiento compulsivo. Durante la siguiente etapa hay  trastornos del habla,  incoherencia, la ataxia y una alteración del equilibrio pueden desarrollarse. Rigidez muscular, temblores se desarrollan en las etapas siguientes de toxicidad de manganeso. ”

 

CALCIO

La depresión es universalmente asociada  a la hipercalcemia debida a hiperparatiroidismo y / o hipervitaminosis D. Muchos pacientes sufriendo de hiperparatiroidismo  reciben el diagnóstico de  psiconeurosis, la esquizofrenia o personalidad esquizoide. Irritabilidad, cambios de humor y psicosis paranoia se asocian a  la hipocalcemia .Los  síntomas emocionales  resultando de alteraciones de la homeostasis de calcio se alivian rápidamente con  la normalización del metabolismo del calcio.   Informes de  estudios en animales muestran que mediante la manipulación del contenido de calcio en el liquido cefalorraquídeo cambios de comportamiento pueden ser inducidos.. Una reducción del calcio produce agitación, irritabilidad e insomnio mientras que los niveles de calcio mayores resultan en sedación.   Flach demostró cambios de calcio en el metabolismo asociados con mejorías en los pacientes psiquiátricos que reciben diversos tipos de terapias.

 

MAGNESIO

Los efectos del magnesio son similares a los de calcio. El exceso de magnesio produce sedación, y la deficiencia produce irritabilidad. Cambios psicológicos asociados con un  metabolismo anormal del magnesio  incluyen cambios de personalidad, hiper  irritabilidad, psicosis, depresión y esquizofrenia.

 

DE SODIO Y DE POTASIO

Alteraciones en el metabolismo de sodio y potasio se ven a menudo en pacientes  en psiquiatría.  Las manifestaciones de deficiencia en  sodio  y  potasio son la depresión severa, la apatía y  síndromes de esquizofrenia.   Los estudios clínicos han indicado que la psicosis post operatoria se produce por el agotamiento de potasio debido a la administración de glucosa baja en potasio o soluciones de cloruro de sodio. Los síntomas psiquiátricos se alivian rápidamente con la normalización de estos electrolitos.   (Basado en el libro del DR DAVID L. WATTS, TRACE ELEMENTS and OTHER ESSENCTIAL NUTRIENTS)

 

Author: Aleja Sandra Odon Barquero
Alumna de la Escuela Oficial de Hipnosis Clínica EOH
American Society for Biochemistry and Molecular Biology
Tissue Mineral Analysis.
Biogenética e Inmunología.

Guía práctica para la detección, diagnóstico diferencial y tratamiento de las crisis de pánico

Introducción:

Aproximadamente del 1.5% a 3.5% del total de la población, pueden llegar a sufrir en algún momento de la vida del Trastorno de Pánico.

Dados los síntomas que se presentan, no es raro que en sus inicios, la persona acuda a revisión con varios especialistas, entre ellos cardiólogos, neurólogos y endocrinólogos,  antes de acudir con el especialista en salud mental.

El temor a la aparición de síntomas muy desagradables, como palpitaciones, sensación de falta de aire, temblor, sensación de desmayo,  produce un rápido deterioro en la calidad de vida de la persona, quien no demora mucho en “acomodar” sus actividades cotidianas con el objeto de disminuir la probabilidad de que se presenten nuevas crisis.

De este modo, en un corto periodo de tiempo, suele instalarse la agorafobia, con la consecuente limitación en la libertad de movimiento, así como la dependencia de otras personas.

La detección temprana, sumada a un correcto abordaje diagnóstico, permitirá el ahorro para estos pacientes de años en calidad de vida, costos de tratamiento, además de prevenir comorbilidades, tan frecuentes en estos casos, correspondientes sobre todo, a la esfera afectiva.

Diagnóstico:

 Accesos de intenso temor o ansiedad, acompañados de una sensación de peligro inminente y necesidad de huir. Deben estar presentes al menos cuatro de los siguientes síntomas, mismos que aparecen en forma brusca, y alcanzan su pico de intensidad en los primeros minutos. La crisis suele presentar una duración aproximada de 10 a 15 minutos:

  1. Palpitaciones o taquicardia.
  2. Sudoración.
  3. Temblores o sacudidas.
  4. Sensación de ahogo.
  5. Sensación de atragantarse.
  6. Opresión o malestar torácico.
  7. Naúseas o molestias abdominales.
  8. Inestabilidad, mareo o sensación de desmayo.
  9. Desrealización o despersonalización.
  10. Miedo a perder el control o a volverse loco.
  11. Miedo a morir.
  12. Sensación de entumecimiento u hormigueo en manos y pies.
  13. Escalofríos o sofocos.

Diagnóstico Diferencial:

Ante la presencia de síntomas sugestivos del Trastorno de Pánico, se deben considerar las siguientes situaciones, ya sea como causantes de los síntomas o como patología coexistente. De manera que habrá que descartar enfermedad orgánica siempre que no encontremos alteraciones psicológicas, o factores en el ambiente que rodea a la persona (por ejemplo estrés, ) que nos expliquen la presencia de estos síntomas:

1. Enfermedades cardiovasculares: Infarto Agudo al miocardio y Angina de Pecho. Se caracteriza por la presencia de dolor en cara anterior de tórax, de intensidad severa, tipo opresivo, que puede extenderse al brazo izquierdo, se acompaña de nauseas, sudoración importante, falta de aire, y sensación de muerte inminente. Generalmente esta el antecedente de sofocos al realizar esfuerzos, palpitaciones, al estar dormido sensación de falta de aire que obliga a la persona a incorporarse, e hinchazón en las piernas y tobillos. Algunos pacientes tienen presión elevada. La característica mas importante, es que la mayoría de las veces estos síntomas se desencadenan cuando la persona REALIZA ALGUN ESFUERZO FISICO, a diferencia de las crisis de pánico,  que se presentan en cualquier momento.

2. Dificultad respiratoria de causa orgánica: Por ejemplo neumonía, presencia de líquido en los pulmones. También puede causar sensación de falta de aire y ansiedad.

3. Feocromocitoma: Es un tumor que se localiza en las glándulas suprarrenales, y que produce adrenalina y noradrenalina en exceso. De manera que aparecen síntomas derivados de la producción de estas hormonas: sudoración, ansiedad, palpitaciones. Dolor de cabeza. La característica aquí es que se PRESENTA EN PAROXISMOS (episodios) Y SE ACOMPAÑA DE CIFRAS MUY ELEVADAS DE PRESION ARTERIAL, mismas que una vez desaparecen los síntomas, la presión arterial regresa a sus valores normales. Mientras que en las crisis de pánico la presión arterial se mantiene normal.

4. Hipertiroidismo: Aumento en la producción de hormonas tiroideas, de manera que el metabolismo está incrementado. Por lo que podemos apreciar palpitaciones, ansiedad, además de ADELGAZAMIENTO IMPORTANTE del paciente, diarreas frecuentes, calambres, presión alta y en ocasiones azúcar elevada en sangre.

5. Hipoglucemia: Bajo nivel de azúcar en sangre. Lo cual puede aparecer tras largos periodos de ayuno, periodos de estrés importante. Es más frecuente verlas en personas diabéticas que consumen medicamentos para bajar los niveles de azúcar en sangre. En ella APARECEN TODOS LOS SINTOMAS DE UNA CRISIS DE PANICO, sin embargo, desaparece una vez se ingieren alimentos, dado que se regularizan los niveles de azúcar en el cuerpo. La mayoría de las personas diabéticas saben reconocer los síntomas de una baja de azúcar en sangre.

6. Acidosis metabólica: Condición en la que el pH del cuerpo disminuye. Ocasionado por enfermedades crónicas, como insuficiencia renal, insuficiencia hepática, diabetes.

7. Efectos secundarios de medicamentos o de sustancias de abuso: anfetaminas, cafeína, cocaína, etc, o bien, síndrome de abstinencia de las mismas. Aquí encontramos el antecedente del consumo de la sustancia, o bien, haber suspendido el mismo en forma abrupta.

8. Trastorno del estado de ánimo.

9. Trastorno conversivo de la personalidad.

10. Hipocondriasis.

11. Otros trastornos de ansiedad, que pueden presentar crisis de pánico en su evolución, aunque sin conformar un trastorno de pánico: trastorno de ansiedad generalizada, fobia social, fobias específicas, trastorno por estrés postraumático, trastorno de ansiedad por separación.

Tratamiento:

 Siguiendo los lineamientos de la APA (American Psychiatric Association) encontramos tres principales herramientas terapéuticas, con eficacia, tolerabilidad, sustento en la experiencia clínica y consenso en estudios internacionales:

1. Psicofármacos:

Benzodiacepinas de alta potencia (clonazepam y alprazolam)

Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (sertralina, fluoxetina, paroxetina)

Antidepresivos tricíclicos y de la monoaminooxidasa (amitriptilina). Menos utilizados por sus efectos secundarios, por no poder utilizarse en conjunto con otros medicamentos, y porque se requiere suspensión de al menos 15 días para poder administrar otro antidepresivo.

2. Terapia Cognitivo – Conductual.

3. Hipnosis.

4. Tratamiento Integrado:

Psicofármacos + Terapia Cognitivo-Conductual + Hipnosis

Psicofármacos + Terapia Cognitivo-Conductual

Terapia Cognitivo-Conductual + Hipnosis

 

Autora:
Lourdes Murillo Lepe
Delegada en México de la Escuela Oficial de Hipnosis EOH
SIHC-MEX-2013-0404
Medicina interna y Nefrologia  colegiada médico  3721330

 

Presentación blog de hipnosis

Bienvenid@ al blog de hipnosis.es

Nos  alegra poder poner a vuestra disposición este espacio comunicativo y colaborativo.

Esperamos que encuentres información interesante y de calidad en relación a la hipnosis y todo lo relacionado. Hablaremos de actualidad y controversias que surgen dentro de la  disciplina de la hipnosis y en general en el mundo de la salud mental. ¿Qué es la hipnosis y que no es? ¿Para qué sirve la hipnosis y para que no? ¿Cómo distinguir a un buen profesional del que no lo es? A veces con el sentido común sirve, otras con seguir ciertos consejos descartamos a terapeutas que no nos van a convenir,  y en otras ocasiones, en el mundo de la salud mental en general,  falla  “la base o protocolo oficial” por lo que difícilmente encontraremos una solución real a nuestro problema si no buscamos otras alternativas.

Queremos que sea un espacio abierto, crítico y objetivo. Creer por creer… NO.

Agradecimiento especial y nuestro apoyo a todas las personas que colaborarán y protagonizarán este espacio. Os animo a enviarnos vuestras presentaciones,  aunque sean breves, para ponerlas en el blog, nuestra tarjeta de presentación  es la extensión de nuestra personalidad y nuestra profesión.

Os dejamos con el vídeo de presentación de la EOH y SIHC:

 

El equipo de la EOH y SIHC.

Y seré lo que pienso…

No hay una variable más influyente y determinante en el ciclo de nuestras vidas, que la propia expectativa que tenemos acerca de nuestro futuro.

Probablemente esta afirmación resuene estridente en este preciso capítulo espacio-temporal, donde los factores socio-económicos y macro-económicos ejercen su dominancia en el pensamiento colectivo, configurándonos como individuos amparados por el concepto hedonista de Sociedad de Bienestar, ahora forzosamente revisado por mor del simple sostenimiento económico.
Dentro de este paradigma, los derechos adquieren una proporción desmesurada en relación a las obligaciones inherentes como ciudadanos, extendida la ilusión colectiva, muy interiorizada en nuestra sociedad, de que la responsabilidad individual es mínima respecto a nuestros propios designios, en relación a la que el estado, la administración, la sociedad, la economía, la política, la educación, la familia… los demás, tienen sobre nuestro desarrollo futuro.

En dicha construcción idiosincrática colectiva, forma parte fundamental la idea de que nuestra vida está absolutamente condicionada por los factores y circunstancias externas, (nivel socio-económico, raza, género, etc.) o de naturaleza genética, ahora de moda, otorgando poco protagonismo a esos factores internos que modelan la personalidad, ( creencias, expectativas, motivación, actitud, estilo de pensamiento…) inhibiendo nuestra propia responsabilidad e instalándonos en la falsa comodidad de un estatismo existencial que culpa a los agentes externos de nuestras desdichas, auto-consolándonos en justificaciones pretéritas que respondan a nuestras propias frustraciones, en lugar de asumir que la vida está en nuestras manos, que gran parte de lo que nos ocurre está en nuestra propia manera de entendernos y pensarnos.

Es incuestionable que los factores ambientales y genéticos nos influyen a lo largo del desarrollo de nuestro ciclo vital en mayor o menor medida y están íntimamente imbricados con la expectativa sobre nuestro futuro, pero no podemos obviar la capacidad potencial que poseemos de generar nuevas perspectivas vitales, de transformar nuestra conducta y por lo tanto de conducirnos exitosamente incluso en ambientes poco propicios.

Una variable determinante en dicha expectativa son las creencias, o lo que es lo mismo, esquemas de interpretación o generalizaciones sobre nosotros mismos, los demás o la realidad que nos circunda, éstas se construyen en nuestro cerebro bien sea por lluvia fina o acumulación de vivencias asociadas, transmitidas a través de nuestra experiencia o de los demás como en el caso de nuestros padres ( “siempre serás un torpe”, “No podré dejar de fumar”…) o por impacto, una sola vivencia más o menos traumática nos conduce a conclusiones indiscutibles ( “voy a estar siempre sólo, me ha abandonado mi pareja”…).
Nuestras creencias y expectativas modelan, dirigen, canalizan nuestra acción, nos definen como personas, nos tamizan la realidad, (un día a Picasso paseando por la calle le preguntaron: “¿Por qué usted no pinta lo que se ve?” a lo que el pintor respondió: “Yo pinto lo que yo veo, que seguramente es distinto a lo que usted puede ver”), aquello que creemos determina la manera en que vamos a afrontar los sucesos de la vida y como nos afectan,
En un experimento llevado a cabo por el psicólogo cognitivo de la Universidad de Bordeaux, Frederic Brochet,(1) éste invitó a 54 expertos en vinos a ofrecer sus impresiones acerca de un vino blanco y de otro rojo, durante la cata, éstos describieron los vinos con palabras del tipo: “el vino rojo tiene consistencia melosa o está lleno de fruta roja machacada”; o: “ el vino blanco sabe a limón, melocotón y miel etc”. Al día siguiente los volvió a invitar a otra cata, pero esta vez tiñó el vino blanco con colorante rojo para que creyeran que probaban dos vinos rojos, el resultado fue que describieron el vino “trucado” con atribuciones de vino rojo, interpretando sus sensaciones en función de la creencia y expectativa generada.

Y es que nuestro sistema de creencias es tan poderoso que moldea la realidad, A Henry Ford se le atribuye la frase “Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, tienes razón”.
En otro estudio más reciente de D.P. Philips y col, (2) al analizar por qué los chinos estadounidenses morían antes que los de raza blanca, concluyeron que las creencias negativas basadas en sus complejas tradiciones influían poderosamente no sólo en la calidad de su salud sino que les acortaba la esperanza de vida en unos 5 años.

La Psicología Cognitiva y más recientemente la corriente denominada Psicología Positiva basan gran parte de sus principios en el manejo y optimización de los esquemas mentales de los individuos así como de sus propias expectativas, para un mejoramiento de la calidad de sus vidas Esta es una idea que está recalando fuertemente en nuestra sociedad, quizás fruto del agotamiento de vivir en sociedades excesivamente materializadas o simplemente que nuestra mirada intuitivamente se dirige cada vez más a nuestra propia mente; a esto contribuyen programas de divulgación televisiva, best sellers en formato libros de autoayuda o la creciente demanda social a nivel mundial respecto a las ciencias “psi”, los medios de comunicación por otro lado convierten este asunto en una tendencia de marketing muy atractiva que puede servir para envolver cualquier producto vendible.

Como profesionales de la psicología, somos conscientes de los riesgos que conllevan estas modas que frivolizan en demasía cuestiones que merecen un trato mucho más cauto, por ejemplo cuando las expectativas no se ajustan a una realidad y potencialidades individuales presentes y tienden a ser mágicas, se puede producir frustración en la persona, por otro lado este “tsunami” de positivismo a ultranza, puede dejar sesgos e ideas excesivamente simplistas respecto a las mal llamadas “emociones negativas”, porque pareciera que éstas no tuvieran derecho y lugar en nuestro cuerpo emocional y sólo las denominadas emociones “positivas” debieran ocupar dicho espacio para ser felices. Si bien es cierto y comprobable que las expectativas negativas empeoran nuestro bienestar y calidad de vida, sin embargo no es una buena estrategia “rechazarlas”, detrás de estas expectativas negativas, hay una serie de creencias y emociones, que nos están indicando aspectos fundamentales de nuestra personalidad, nos están invitando al cambio, a la superación, a ejercitar el músculo de la voluntad, la fe y la confianza en que a pesar de nuestros miedos y malos augurios, vamos a modificar y mejorar nuestra percepción sobre nuestro futuro o presente continuo.
Siendo la hipnosis clínica directa un útil imprescindible en la “caja de herramientas” de un psicólogo, es en este punto y dimensión donde, desde mi modesta experiencia, la hipnosis se muestra especialmente eficiente, ya que la inmensa mayoría de los trastornos psicológicos, tienen como común denominador un deterioro o distorsión de la autoestima, el autoconcepto, la confianza, el autocontrol y la expectativa en suma que el paciente percibe sobre el desarrollo de su propia vida.
El trabajo que se realiza en la hipnoterapia clínica incide directamente sobre el inconsciente, a través de los sentimientos y pensamientos que en estas instancias se producen y que transforman la cognición y la conducta de la persona, instándole a visualizar su yo ideal, optimizando y elevando su auto-valoración personal, activando sus energías volitivas, potenciando su autocontrol, cambiando sus percepciones subjetivas o sustituyendo sus cogniciones negativas por positivas, entre otras múltiples acciones.
Para acabar quisiera resaltar que en mi experiencia personal y en la práctica diaria como psicólogo que trabajar con hipnosis clínica directa, es una experiencia sumamente enriquecedora, tanto en el proceso como en los resultados se fortalece y constata la evidencia de que los seres humanos albergamos potencialidades las más de las veces insospechadas, que pasan desapercibidas como semillas dormidas y que sólo la sed y consciencia de cambio nos provoca su activación, vivificando nuestra vida, cambiando nuestras propias perspectivas personales, produciendo el “milagro” del cambio desde la confianza, desde la fe en el logro y el acercamiento entre esos dos vectores siempre en conflicto, que son: “lo que soy” y “lo que quiero ser”, produciéndose al final la maravillosa transformación que los propios pacientes se encargan en poner de manifiesto.

Juan Manuel Moreno Durán
Psicólogo Sanitario A-2055
Psicoterapeuta EMDR, Hipnoterapeuta, Experto en psicoterapia Breve y Coaching. Psicólogo colaborador en la Asociación Española Contra el Cáncer en Zaragoza.

(1)http://noespocacosa.wordpress.com/2008/08/27/nuestras-creencias-y-expectativas-determinan-lo-que-percibe-nuestro-cerebro/
(2) http://www.salud180.com/salud-dia-dia/creencias-negativas-danan-tu-salud