La gestión de las emociones y el desarrollo como persona

Día a día son diversas las emociones que surgen y que en algunas circunstancias se apoderan de nosotros, pareciendo tener el control de quienes somos y lo que hacemos y pensamos, cambiando incluso nuestra percepción de la realidad y el entorno que nos rodea.
En especial cuando estas sensaciones son negativas y suelen estar cargadas de sentimientos de ira y tristeza, es de vital importancia saber cómo gestionar las emociones de una forma efectiva, para evitar que estas puedan repercutir en nuestro bienestar biopsicosocial e incluso, tener una poderosa influencia en nuestras relaciones sociales o con quienes más nos importan.
¿Te has preguntado si sabes gestionar tus emociones?, si eres capaz de comprender lo que te está ocurriendo y actuar al respecto para cambiarlo y sentirte mejor. La inteligencia emocional se puede ir desarrollando a través de la práctica de algunas técnicas como la hipnosis clínica, que permitirán canalizar de una forma más asertiva las emociones.

4 claves para gestionar mis emociones

La inteligencia emocional se fundamenta en tener la capacidad de no solamente reconocer nuestras emociones, sino las de los otros, siendo para ello capaces de comprenderlas y saber cómo manejarlas de una forma eficaz.
Así pues, en la medida en la que tengamos herramientas internas para canalizar nuestras emociones y saber de qué forma manejarlas, sentiremos mayor armonía y bienestar.
De esta forma, algunas de las recomendaciones fundamentales para gestionar las emociones son las siguientes:

1. Aceptar la emoción que estás sintiendo

Existen algunas emociones que inevitablemente están asociadas al dolor y a recuerdos que parecen no ser nada agradables. Tal vez quisieras guardar toda la angustia en un pañuelo y decirle adiós pero no es así de simple: viene el proceso de la aceptación y con este, el de vivir el dolor y no solamente dejarlo ir evadiendo la emoción.
Es necesario pensar en la emoción y centrarte en esta para poder comprenderla y saber cuál es la causa que la está originando, ya que muchas de nuestras sensaciones inevitablemente están asociadas a una mirada o proyección subjetiva de nuestra realidad y no son precisamente lo que creemos o queremos pensar.
¿Vale la pena sentir toda esa angustia?, ¿tiene sentido quedarte hundido en ese dolor y tristeza?, ¿resolverás algo sintiéndote de esa forma?
Ante este tipo de manifestaciones, debemos realizar un proceso de evaluación interior para comprender la emoción y respondernos de qué manera podemos canalizarla.
Si usamos la hipnosis clínica, esta puede actuar como un desinhibidor emocional provocando cambios emocionales y conductuales en nuestro cuerpo. La hipnosis clínica es un facilitador de cambio terapéutico, aunque siempre irá acompañada de otras técnicas de tratamiento.
Asimismo, en el caso de que sientas que no puedes hacerlo solo, deberías buscar la ayuda de un especialista en el área psicológica como los de Activital puede llegar a ser una excelente alternativa para trabajar más profundamente en tus emociones y poder gestionarlas de una forma efectiva.

2. Expresar la emoción

Existen circunstancias en las cuales sentimos que la emoción negativa que estamos experimentando ha surgido por causa de una tercera persona con la tuvimos algún desencuentro o desacuerdo.
Ante este tipo de situaciones, lo más recomendable es poner en práctica una comunicación efectiva y exponer de manera asertiva lo que estamos sintiendo, porque quizás el otro no tiene idea de lo que sentimos.

Además, conversarlo con la otra persona te ayudará a sanar y dejar atrás esas sensaciones que te están generando malestar y si las callas, incluso podrían llegar a enfermarte.

3. Canalizar la emoción

En algunas ocasiones, expresar la emoción no es suficiente, también es importante canalizarla para evitar que esta se convierta en un hábito y merodee en la vida como un marasmo del que por más que se quiere no se puede huir.
Libérate de tus emociones practicando alguna actividad con la cual puedas expresarlas como escribir un diario, pintar, dibujar, practicar algún deporte, ir al gimnasio, meditar, respirar, entre otras.
Cada persona tiene maneras particulares a través de las cuales expresar sus emociones y poder gestionarlas de la forma más adecuada, quiénes son bastante comunicativos pueden probar con la escritura de un diario, poesía, ensayos, entre otros, mientras que por ejemplo, los amantes del arte pueden realizar pinturas y dibujos en las que intenten expresar las diferentes sensaciones que se apoderan de su ser.

4. Permitirte ser auténtico

Una de las principales causas de que surjan emociones negativas, suele ser el hecho de querer controlar lo que somos y mostramos al resto del mundo, ya que nos obsesionamos con la idea de contar con la aprobación de todas las personas que nos rodean y lamentablemente, vivir en función de esa creencia puede ser muy doloroso y angustiante.
Para sentir bienestar y satisfacción es importante trabajar en la autoestima, reconocernos como seres humanos con defectos y virtudes, aceptando que podemos cambiar y ser mejores cada día si ponemos de nuestra parte pero que eso no tiene que representar que vamos a contar con la aprobación de todas las personas que nos importan.
La autoaprobación es más que necesaria para poder erradicar las emociones dolorosas que si no se canalizan a su debido tiempo, pueden traer mucha aflicción, malestar e incluso generar padecimientos como la depresión, la ansiedad, entre otros, que suelen ocasionar muchas repercusiones en diferentes ámbitos de la vida.
En la medida en la que no necesitemos la aprobación de otras personas para ser y comportarnos de un modo auténtico y con el cual nos sintamos cómodos y que podemos ser nosotros mismos, tendremos la posibilidad de experimentar mayor paz y bienestar.
Asimismo, también es importante que aprendamos a aceptar y valorar a las personas por lo que son, sin querer controlarlas o modificar sus conductas y actitudes, la aceptación es uno de los caminos más acertados para poder gestionar las emociones y concentrarnos en aspectos positivos de la vida.
La gestión adecuada de las emociones va a ser muy favorecedor en los diferentes ámbitos de la vida, ya que al ser inteligentes emocionalmente, tendremos las herramientas y recursos internos necesarios para actuar de una manera asertiva y darle a cada emoción la importancia que realmente tiene.

Escuela Hipnosis Escuela Hipnosis (50 Posts)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *