Disociación. ¿En qué consiste?

disociacionLa palabra disociación hace referencia a una desconexión que se produce entre cosas que generalmente están asociadas para que funcionen correctamente. En psicología, esta disociación tiene como principal característica un distanciamiento de la realidad, sin llegar a la pérdida absoluta de la misma, característica común en la psicosis. Esta disociación muestra, además, una variedad de experiencias muy distintas, desde el distanciamiento puntual del ambiente que rodea a la persona que lo experimenta hasta un distanciamiento grave de las experiencias físicas y emocionales.

Así, quedarse absorto leyendo un libro sin enterarse de lo que pasa alrededor o conducir mecánicamente abstrayéndose del camino serían disociaciones leves y muy comunes y a partir de ahí nos encontraríamos con toda una escala ascendente.

La disociación se contempla como un mecanismo de defensa individual, una forma de bloqueo que genera el afectado con el fin de no afrontar contenidos que le producen dolor. Sería una forma de enfrentarse a la ansiedad o al estrés mediante una especie de huida de la realidad. Según esto, estaría basada fundamentalmente en una incapacidad de regular las emociones intensas.

Igualmente, se ha observado una incidencia de este trastorno en aquellas personas que han sido objeto de abusos sexuales, físicos o emocionales durante un periodo cercano a la infancia o que han estado expuestas a un incidente traumático muy severo, aunque en este último caso es habitual que la mayoría de las veces desaparezca en un espacio breve de tiempo.

El cambio de estado del yo que supone la disociación presenta una serie de formas diversas:

Despersonalización: implica la sensación de encontrarse separado o, en cierto modo, ajeno al propio cuerpo, con una especie de incapacidad para sentirse uno mismo o hasta reconocerse en el espejo.

Desrealización: domina la sensación de que aquello que rodea al individuo no es real, como si el mundo externo fuera falso o nebuloso.
Amnesia disociativa: se produce una incapacidad de recordar algunos datos relevantes o acontecimientos de importancia en la propia vida.

Confusión y alteración de la identidad propia: sensación repentina que impide al afectado ser consciente de quién es, con cierta confusión sobre el tiempo o el lugar donde se encuentra.

La manifestación más crónica y severa de la disociación es el trastorno de identidad disociativo que antes se denominaba ‘personalidad múltiple’. En estos casos, dos o más estados de personalidad o identidades diferentes toman alternativamente el control del comportamiento, formando un sentido de identidad fragmentado.

Escuela Hipnosis Escuela Hipnosis (47 Posts)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *