La ansiedad como emoción básica

hipnosis clinicaLa ansiedad es una emoción básica que forma parte de la dotación emocional de todos los seres humanos. Es considerada como una aportación útil del desarrollo evolutivo de nuestra especie. A través de un sofisticado sistema de procesamiento de la información, esta estructura cognitivo-afectiva se encarga de organizar, de la manera más eficaz, los recursos del individuo ante una situación anticipada como peligrosa, con el objetivo de preservarle de posibles daños.

La ansiedad es un proceso emocional normal, adaptativo e imprescindible para la vida.

Existe una clara diferencia entre la ansiedad y el miedo. En el miedo, el peligro se percibe como real, presente e inminente. La sensación de incontrolabilidad focalizada en la posibilidad de un daño o amenaza futura, o cualquier suceso potencialmente negativo, es característica de la ansiedad. Podríamos definir la ansiedad en términos de un estado de indefensión. La respuesta psicofisiológica está relacionada con el sustrato biológico del estado de preparación del organismo para contrarrestar la indefensión.

Lo que desencadena la ansiedad no son objetos o situaciones que impliquen un peligro o daño real o actual, en general se trata de elementos que han obtenido la capacidad de generar ansiedad a través de nuestro aprendizaje. El tipo de situaciones que provocarán ansiedad, en cada uno de nosotros, vendrá determinado por nuestra historia y características personales. El rango de situaciones que pueden provocar ansiedad es muy amplio, además puede ser ante estimulación externa o interna; muchas personas sufren ansiedad sin ser conscientes de qué estímulo ha disparado su ansiedad. Por lo tanto, las señales de ansiedad pueden ser muy amplias o muy concretas, así como conscientes o inconscientes; no obstante, independientemente de su naturaleza, cuando la persona considera que estas señales son amenazantes indican la necesidad de poner en marcha una respuesta eficaz, que estará cargada de activación y valoración afectiva negativa. La atención se desplazará hacia las señales potencialmente amenazantes. Con mucha frecuencia, la valoración que hacemos de la capacidad de afrontar la situación, suele ser negativa. De este modo, al valorarnos como poco eficaces se dispara la activación psicofisiológica y la percepción de una ejecución deficitaria, organizándose así un círculo vicioso que perpetúa la ansiedad.

Las consecuencias de estos procesos, son la tendencia a evitar la experimentación de la ansiedad y, por otro lado, el desarrollo de un estado de preocupación sostenido. Cuando la evitación y la preocupación interfieren, de manera importante, en nuestra vida diaria, estaremos probablemente ante un trastorno de ansiedad. Aquí será necesaria la intervención psicoterapéutica para interrumpir la ansiedad patológica a través de la hipnosis clinica.

Los principales trastornos de ansiedad están recogidos en los manuales DSM-IV-TR y CIE-10, pueden consultarse fácilmente en la red. A pesar de las diferencias que pueden existir entre los diferentes trastornos de ansiedad, todos ellos comparten la presencia de respuestas de ansiedad y miedo desproporcionados en relación con las condiciones reales; por todo ello, se darán conductas de escape y evitación.

Los trastornos de ansiedad, tras los trastornos depresivos, son los más comunes e incapacitantes de entre los problemas psicológicos. Las fobias específicas son las más prevalentes y el TOC (trastorno obsesivo compulsivo) el menos prevalente. Algunos suelen aparecer en la niñez, como las fobias específicas, mientras que en la mayor parte de los casos, su comienzo se da en la etapa temprana de la edad adulta.

Con respecto a la explicación del desarrollo y mantenimiento de los trastornos de ansiedad vemos que hay una naturaleza compleja y multicausal. Los modelos etiológicos iniciales enfatizaban el papel de los aspectos biológicos o del aprendizaje. Las teorías actuales se basan en modelos biopsicosociales, más sofisticados.

La evidencia científica muestra la existencia de diferentes tipos de vulnerabilidad o predisposición. En primer lugar se identifica una vulnerabilidad biológica de carácter hereditario. También existe una vulnerabilidad psicológica que se ha ido desarrollando a partir de experiencias de desarrollo tempranas. Los procesos psicológicos, basados en los procesos cognitivos y respuestas conductuales que describirán la adquisición y mantenimiento de los trastornos de ansiedad. Los modelos conductuales incluyen elementos procedentes de las teorías del condicionamiento clásico y operante. También tienen mucha importancia las influencias culturales, de manera que éstas influirán en el desarrollo y expresión de los trastornos de ansiedad.

Autor: Juan Antonio Morillas Kieffer, Vicepresidente y delegado de
Baleares SIHC, Psicólogo Especialista en Psicología Clínica, revisado por
Joan Luz

Escuela Hipnosis Escuela Hipnosis (47 Posts)


2 pensamientos en “La ansiedad como emoción básica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *