Descubre las mejores técnicas de respiración

Instituto Hipnosis

instituto hipnosisLa respiración es un proceso automático por el cual el cuerpo toma el oxígeno del aire y expulsa el dióxido de carbono. Aprendiendo a controlar nuestra respiración de forma consciente conseguiremos muchos beneficios más como son relajarnos y controlar nuestra ansiedad. A continuación te mostramos las mejores técnicas actuales. Algunas de ellas son las siguientes:

Sama Vritti (la Respiración Equitativa)

Consiste en inhalar y exhalar por la nariz contando hasta cuatro (cuando controles el proceso puedes aumentar hasta 6 o incluso 8). Es muy efectiva si tienes problemas para dormir.

Respiración abdominal

Para controlar este proceso mejor pon una mano en el pecho y otra en la barriga. Inhala mientras se llena el diafragma y nota como tus pulmones se ensanchan. La frecuencia ideal es de 6 a 10 respiraciones por minuto.

Como beneficios están la disminución de la presión arterial, cardíaca y del estrés.

Nadi Shodhana (la Respiración que alterna las fosas nasales)

La técnica favorita de los practicantes de Yoga. Tapa un orificio nasal con el pulgar e inhala por el otro. Luego tapa el otro orificio y suelta el aire por el que queda libre.

Se dice que ayuda a conectar los dos hemisferios cerebrales y que ayuda a concentrarse mucho mejor.

Kapalabhati (la Respiración del Cráneo Brillante)

Inhala muy despacio y luego suelta el aire de repente, con fuerza, proyectando el proceso desde la panza. Luego vete subiendo el ritmo hasta hacer unas 10 respiraciones.

Relajación progresiva

Cierra los ojos y respira lentamente mientras te concentras en tus grupos musculares. Ténsalos y desténsalos mientras respiras. Con dos o tres segundos cada respiración es suficiente. Puedes comenzar desde la parte inferior del cuerpo (dedos de los pies) e ir subiendo poco a poco (rodillas, cintura, pecho, brazos, cabeza, ojos, etc.).

Visualización guiada

Respira despacio mientras piensas en lugares placenteros y que te inspiran seguridad y confianza. No pienses en nada más e intenta aislarte del exterior. Al principio te costará pero llegarás a un punto que controlarás tu mente a niveles que no pensabas que eran posibles.

En todos estos ejercicios hay que tener en cuenta que no debemos marearnos. Si ocurre eso es que estamos haciendo algo mal (estamos yendo demasiado deprisa o nuestra coordinación no es buena).