Terapia de pareja: La hipnosis como herramienta

terapia de pareja

En cualquier convivencia de pareja, por muy sólida que ésta sea, es natural que, en ocasiones, surjan desavenencias y problemas cotidianos que generen conflictos.

La clave está en no restarle importancia a esta situación y decidir tomar medidas para resolver las discrepancias antes de que la relación se quede estancada o se vea seriamente perjudicada.

Cuando los problemas alcanzan un punto en el que se pierde la perspectiva de lo que verdaderamente importa en la pareja, olvidando lo que les ha mantenido unidos y los momentos felices compartidos, puede que sea el momento oportuno de buscar ayuda profesional para salvar la relación.

La terapia de pareja plantea soluciones a conflictos en los que cualquiera de las partes responde de una forma negativa a los estímulos que los crean. Acudir a la terapia de pareja brinda una oportunidad de desaprender las conductas y los hábitos compulsivos que les han llevado a esta situación de crisis.

La hipnosis es una herramienta eficaz para ayudar a desprogramar la mente de aquellas reacciones reflejas y los malos pensamientos que conducen a estos constantes conflictos.

Consiste en una técnica que lleva a un profundo estado de consciencia de relajación profunda, comparable al que tenemos cuando hacemos meditación. Por lo tanto, en contra de la creencia popular, en ningún caso el paciente perderá el control de su voluntad ni de su comportamiento durante el proceso, pudiendo poner fin a la sesión en el momento que lo desee y decidiendo hasta qué punto permitirá dejarse sugestionar.

Se trata de una técnica segura y eficaz que puede generar en el paciente cambios de comportamiento ante situaciones conflictivas, encontrando el modo de superarlas y mejorar la calidad de vida en la pareja.

En definitiva, una adecuada terapia con hipnosis ayudará a borrar los nocivos patrones de conducta que se han instaurado en la pareja a lo largo de los años y les condicionará a ambos poniéndoles en disposición de perdonar, olvidar el pasado y recuperar la ilusión perdida en hacer cosas juntos, volviendo a formar un equipo bien compenetrado.

Si el deseo de la pareja de permanecer unidos es lo suficientemente fuerte, merecerá la pena ponerse en manos de un terapeuta con experiencia que lleve a cabo esta y otras técnicas valiosas y consiga así que la relación refuerce sus vínculos, recupere la complicidad y vuelva a basarse en el amor, la felicidad y la comprensión mutua.