Trastorno emocional: Cómo combatirlo

trastorno emocional

El trastorno emocional puede definirse como aquel trastorno que conlleva mostrar una o más de las siguientes características durante un periodo prolongado de tiempo:

Las características que indican un posible trastorno emocional son:

– Incapacidad de formar o mantener relaciones interpersonales satisfactorias.
– Conducta o sentimiento inapropiado bajo ciertas circunstancias normales.
– Un estado general de tristeza o depresión.
– Incapacidad para aprender que no puede explicarse con factores intelectuales, sensoriales o de salud.
– Tendencia a desarrollar temores asociados con problemas personales.

En definitiva, el trastorno emocional supone una interrupción de la evolución o desarrollo de una persona, mostrando manifestaciones de su vida emocional que pueden modificar las expresiones que serían normales en su comportamiento en el ámbito laboral, familiar o personal. Las emociones que se muestran ante ciertas circunstancias no son las que corresponden con lo que se está viviendo. La manifestación de estas alteraciones varía de un paciente a otro, en función de la gravedad de la enfermedad.

Actualmente, no se conocen las causan de estas alteraciones del comportamiento manifestado por algunas personas, no existiendo evidencias de que se trate de un problema hereditario o de otro tipo.

La única solución para estos problemas de trastorno emocional se basa en la comprensión, en escuchar a la persona afectada para poder guiarla y dirigirla hacia una posible curación.

Una terapia aplicada en el tratamiento de este tipo de problemas se conoce con el nombre de terapia cognoscitiva, que consiste en buscar la manera de liberar a los pacientes del pensamiento negativo que normalmente les acompaña. Constituye una manera de enseñar a los pacientes a no vivir en la negatividad y tratar de que aprendan y controlen cómo percibir las situaciones que viven.

Del mismo modo, es necesario aplicar lo que se conoce con el nombre de terapia conductual, que se basa en que los pacientes desaprendan las actitudes y comportamientos autodestructivos.

Una forma alternativa de tratar este tipo de problemas lo constituye lo que se conoce como hipnosis clínica, un procedimiento en el cual se trabaja directamente sobre la parte inconsciente del paciente, lugar donde se aplica la terapia adecuada a cada patología.

De esta manera, trabajando sobre esta zona inconsciente del paciente, es posible conseguir tratamientos mucho más rápidos, acelerando el proceso de curación, respetando en todo momento el código moral del paciente.

Desde este punto de vista, el trastorno emocional es una patología que puede tratarse empleando hipnosis clínica para reconducir la conducta de cada paciente y liberarlos de este modo de ese mundo en el que se encuentran inmersos.

Los profesionales de la hipnosis clínica vigilarán todo el proceso, prestando ayuda y reconfortando al paciente siempre que sea necesario. Un procedimiento interesante para que las personas que sufren un trastorno emocional encuentren un método rápido y seguro de curación.